El repaso de Jorge Javier Vázquez a Tamara Falcó tiene mucha verdad, pero se olvida de algo

MADRID, ESPAÑA - 28 DE SEPTIEMBRE: Rocío Carrasco (L) y Jorge Javier Vázquez hablan durante la sesión de fotos

MADRID, ESPAÑA – 28 DE SEPTIEMBRE: Rocío Carrasco (L) y Jorge Javier Vázquez hablan durante la sesión de fotos de “Cantando Bajo La Lluvia” en el Teatro Nuevo Apolo el 28 de septiembre de 2022 en Madrid, España. (Foto de Aldara Zarraoa/Getty Images)

A Tamara Falcó se le acumulan los frentes abiertos. Más allá de su ruptura con Íñigo Onieva después de que saltase un vídeo de una infidelidad de su prometido, la marquesa de Griñón ha hecho que suba el pan este fin de semana tras participar en un congreso ultracatólico en México. Allí cargó contra la diversidad sexual y la señaló como una forma de “ejercer el mal”, que estigmatiza a personas que siempre han sido perseguidas y castigadas. Este lunes,Jorge Javier Vázquezle puso los puntos sobre las íes a Tamara por sus declaraciones, pero olvidó algo importante, y es que su programa precisamente no se dedica a difundir el amor.

Hay tantos tipos distintos de sexualidades, hay tantos sitios distintos donde puedes ejercer el mal”. Esas fueron, literalmente, las palabras que dijo Tamara en México, y que ha hecho que el de Badalona brote en Sálvame. Está cansado que haya personas que estén en contra de que los demás vivan su sexualidad de forma libre, “que demoniza una sexualidad que no es la que tienes tú”.

El presentador, que es abiertamente homosexual, y que ha narrado en muchas ocasiones cómo su condición le ha atormentado durante su juventud, advirtió a Tamara y a otras personas y asociaciones que piensan como ella, que no van a “enviarnos a la oscuridad y la depresión”, y que va a estar siempre en contra de personas como ella y de gente que la rodea.

Las palabras de Jorge Javier son un canto a la libertad individual, a no señalar al que está al lado por vivir su vida como le dé la real gana. Acusó a Tamara de “propagar el odio, sembrar el odio” y le pidió que dejase de hacer daño. Igual, a él, ahora mismo no le daña su relato, pero sí a otras personas que no tienen circunstancias a su alrededor que les permita disfrutar de su orientación o su libertad sexual como desearía, por miedo, por rechazo, por imposiciones sociales o familiares. “Recapacita, porque, aparte de ser una mentira, eres un elemento muy nocivo y dañino para esta sociedad, terminaba el presentador.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

No puedo estar más de acuerdo con Jorge Javier Vázquez con todo lo que ha dicho. Suscribo todas y cada una de sus palabras. Tamara está hiriendo a muchas personas con sus palabras, invita a la discriminación, y en un momento en el que las agresiones homófobas y los delitos de odio por orientación sexual subieron un 67% en España en el último año. Vivir la sexualidad libremente no es ejercer el mal, aunque ella lo piense así. Hace unos días, Isabel Rábago dijo en El programa de Ana Rosa que el modo en la que Tamara habla de su expareja “no es cristiano”. Añado yo, como cosecha propia, que su discurso en México tampoco lo es. Se le olvidan preceptos tan básicos del cristianismo como el “no juzguéis si no queréis ser juzgados”. O el “amaos los unos a los otros”. Ella juzga, discrimina, invita a señalar al que está al lado si no disfruta de su sexualidad y de su manera de ver el mundo si no es la que ella tiene.

Sin embargo, Jorge Javier Vázquez también debería ser consciente del programa en el que trabaja. Porque en Sálvametambién ha señalado a muchas personas a lo largo de los años, haciendo que la opinión pública hacia el artista o tronista de turno se torne oscura. Se le odie. Desde Isabel Pantoja, a la que se ha machacado muchísimo y durante años de forma incesante hasta gente que jamás se ha prestado al show del mundo del corazón, como Mari Carmen y sus Muñecos. Pasando por Olvido Hormigos, o tanta gente que ha denunciado al programa y productora por informaciones de todo tipo y que han recibido la razón de los tribunales, como Cayetano Martínez de Irujo, María José Campanario, y tantos otros.

Es fácil ponerse en los zapatos de Jorge Javier en sus palabras hacia Tamara Falcó, pero no piensa demasiado en qué clase de televisión hace él. Como si él hiciese un bien a la sociedad, precisamente, con gran parte de los contenidos de los programas que presenta.

Más historias que podrían interesarte: